Home / Nacionales / Condenan a 20 años a una mujer por facilitar abusos de su hija y su nieta

Condenan a 20 años a una mujer por facilitar abusos de su hija y su nieta

Para El Tribunal Penal 1 de Eldorado, Ovando es responsable por «haber permitido o no haber impedido el abuso sexual». El Equipo Misionero de Derechos Humanos que representa a la mujer no descartó llevar el caso a organismos internacionales.

(1266798)

29/10/2020

La Justicia de la provincia de Misiones condenó a 20 años de prisión a María Ovando (44), a 18 años a Marcos Iván Laurindo (23), y a 12 años a Lucas Ferreyra (23), por los abusos sexuales a dos niñas de su entorno familiar y corrupción de menores.

Tras el fallo, los abogados del Equipo Misionero de Derechos Humanos, Justicia y Género que representan a Ovando consideraron injusta la sentencia y no descartaron llevar el caso a organismos nacionales e internacionales.

Además, el Tribunal Penal 1 de Eldorado ordenó la inmediata detención de la mujer, que iba a ser alojada en la Unidad Penal de Mujeres de Miguel Lanús, de la ciudad de Posadas.

Durante los alegatos, el fiscal Federico Rodríguez, había solicitado la pena de 22 años de prisión para Ovando, 18 para Laurindo y 15 para Ferreyra, bajo los cargos de «abuso sexual con acceso carnal gravemente ultrajante y corrupción de menores».

En tanto que las defensas, habían solicitado la absolución de los tres acusados, ya que según dijeron, no se estableció cómo y cuándo ocurrieron los hechos; y además señalaron algunas fallas en la realización de las Cámaras Gesell.

La acusación a Ovando

En 2012, Ovando fue juzgada y absuelta -tras haber estado un año y media presa- por «abandono de persona agravado por el vínculo» tras la muerte de su hija de 3 años a consecuencia de un cuadro de desnutrición, la que falleció en sus brazos mientras intentaba llegar a un hospital de la zona.

En esta nueva causa, se acusó a Ovando de «haber permitido o no haber impedido el abuso sexual hacia una de sus hijas cuando ya no vivían con ellas por disposición de la jueza Margarita Potschka, quien en una audiencia realizada el 10 de marzo de 2015, con graves irregularidades, decidió retirarle la guarda de sus hijas menores y entregárselas a los supuestos abuelos paternos», explicaron sus abogados.

«María vivía en la extrema pobreza, a los 37 años había parido 12 hijos. Fue madre a los 14 años, parió su primeros hijos e hijas en medio de golpes y en algunos casos en la más extrema soledad. El estado solo apareció en su vida para juzgarla», aseguraron desde el Equipo Misionero de Derechos Humanos.

Fuente: Diario Popular

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *