Home / Internacionales / A dos semanas de las elecciones en Bolivia, cobra fuerza un posible balotaje entre Carlos Mesa y el candidato de Evo Morales

A dos semanas de las elecciones en Bolivia, cobra fuerza un posible balotaje entre Carlos Mesa y el candidato de Evo Morales

El ex presidente llegaría a una segunda vuelta con Luis Arce gracias al ascenso del voto útil. Para ganar en primera, se necesitan al menos un 40 por ciento de los votos y una ventaja mínima de diez puntos con el segundo

4/10/2020

Desde La Paz- A solo dos domingos de las elecciones presidenciales de Bolivia, la decisión de la presidenta Jeanine Añez de renunciar a su candidatura mejoró las perspectivas de Carlos Mesa y de Luis Fernando Camacho, los dos principales rivales del candidato a la presidencia por el MAS de Evo Morales, el economista Luis Arce. Una reciente encuesta de la firma CiesMori, aplicada días después de la declinación de la mandataria transitoria, puso en evidencia el ascenso del apoyo a Mesa respecto al mes pasado, de 17 a 24 por ciento en la intención de voto, mientras que Camacho subió de 6 a 12 por ciento.

Los analistas consideran que la mejoría obedece a que los votos de Añez fueron adosados a los dos rivales del partido de Evo Morales. Sin embargo, también el candidato del MAS Luis Arce ascendió de 26 a 30 por ciento, pero su diferencia respecto al segundo se achicó y dejó en suspenso su elección como Presidente de Bolivia en primera vuelta, para lo que debe llegar al menos a un 40 por ciento y conseguir una ventaja mínima de diez puntos sobre su principal seguidor.

Como ocurrió en la elección anulada el año pasado por fraude, cuando el MAS buscó una diferencia de al menos diez puntos sobre Comunidad Ciudadana para evitar el balotaje, el objetivo de Luis Arce ahora es no ir a la segunda vuelta con el segundo, que según las encuestas le corresponde a Mesa, ya que en ella puede sufrir una derrota y perder la Presidencia. A 14 días de las elecciones, algunos analistas consideran que es muy probable un balotaje, ya que existe la posibilidad de un mayor ascenso de Mesa que de Arce, sobre todo si en los últimos días de las elecciones se impone el llamado al «voto útil» que concentre en el segundo ubicado en las encuestas el apoyo del bloque antimasista para no facilitar el retorno del partido de Evo Morales al poder.

Sin embargo, así como es posible un balotaje, tampoco se puede descartar aún que Arce gane la Presidencia en primera vuelta, considerando el voto oculto o secreto (8,4 por ciento), que se registra en las encuestas y que el propio MAS dice que le corresponde. Además, puede conseguir algún punto adicional con la supremacía que parece tener en la votación de los bolivianos en el extranjero, sobre todo los que radican en Argentina. De otro lado, el analista y director de CiesMori, José Luis Gálvez, llamó a tomar en cuenta el ausentismo que puede ser mayor que en otras elecciones por la pandemia y que podría favorecer al MAS, ya que sus votantes son más propensos a ir a las urnas.

«Esta última encuesta muestra que a ninguno de los tres candidatos que están arriba en las encuestas les alcanza el apoyo que reciben en la intención de voto. A Luis Arce no le alcanza para ser Presidente en primera vuelta, a Mesa no le alcanza para tener la certeza que irá a un balotaje y a Camacho no le alcanza para un segundo lugar que también lo lleve a una segunda vuelta», opinó el politólogo Carlos Saavedra.

Para los analistas Luis Andia y Daniel Valverde, ambos docentes de Ciencias Políticas de la universidad pública de Santa Cruz, el candidato de Creemos, Luis Fernando Camacho, ha tenido una tendencia a subir, pero es posible que en la última semana y media de campaña el electorado se decante por la opción que le haga frente al MAS. «Camacho está pronto a lograr su caudal y para ser esta su primera elección tendrá buen desempeño», dijo el analista Daniel Valverde. «Si en las próximas encuestas no se ve cerca a Camacho de Mesa, el caudal irá al voto útil», complementó el politólogo Andia.

Otros comentaristas de encuestas como los periodistas Andrés Gómez y Carlos Valverde incluso se arriesgan a plantear un posible escenario de triunfo de Carlos Mesa en la primera vuelta, aunque no lograría aún la Presidencia. Pese a que Luis Arce le saca una diferencia de seis puntos al candidato presidencial de Comunidad Ciudadana, ambos analistas aseguran que Mesa tiene más espacio para subir en la recta final de la campaña que Arce porque el masista ya casi llegó a su techo y tiene un alto rechazo de otros potenciales votantes. En cambio, opinan, Mesa puede conquistar más votos de los indecisos, que todavía pasan del 30 por ciento, y conseguir el voto útil.

Esta lectura ha encontrado la respuesta del propio Luis Arce, que dijo que la única forma por la que Mesa puede ganar en primera vuelta es mediante el fraude, de manera que llamó a su militancia a vigilar el voto. El clima se tensionó más aún por la amenaza del dirigente del MAS, Andrónico Rodríguez, de luchar en las calles por la retoma del poder del MAS si no ganan las elecciones.

El Gobierno transitorio alertó en una reunión del ministro Arturo Murillo con el secretario de la OEA que hay riesgo de convulsión. Entre tanto, el Tribunal Electoral, la Iglesia y la comunidad internacional en Bolivia llamaron a la calma y a evitar el clima de tensión electoral, marcado en los últimos días por algunas situaciones de violencia. El llamado que se hizo es a respetar los resultados electorales.

Para el analista Daniel Valverde, Bolivia necesita de una segunda vuelta para blindarse ante la violencia y las dudas.

Doria Medina apoya a Mesa

A propósito de los llamados al «voto útil» y a concentrar el respaldo en un solo candidato para vencer al MAS, el ex candidato a la vicepresidencia en la alianza con la presidenta Jeanine Añez y jefe de Unidad Nacional, Samuel Doria Medina, anunció al inicio de este fin de semana que apoyará sin condiciones a Carlos Mesa, no porque sea la mejor opción sino porque es el que tiene mayores chances de vencer al MAS y evitar el retorno al pasado. Incluso reflexionó a Luis Fernando Camacho para que no disperse el voto, ya que no es tiempo de un proyecto regional sino de consolidar la democracia.

De su lado, la presidenta Jeanine Añez dijo en CNN que en el plazo de una semana definirá a qué político opositor al MAS le dará su apoyo personal. En cambio, su partido Demócratas decidió no respaldar a ningún candidato, pero aclaró que trabajarán para evitar el retorno del MAS al poder.

Mientras Luis Fernando Camacho ha reiterado que no bajará su candidatura de la contienda, surgieron versiones de que el candidato Jorge Quiroga, que está con menos de 2 por ciento en las encuestas, podría declinar antes de las elecciones. Su candidata a la vicepresidenta Tomasa Yarhui dijo que el tema está siempre en evaluación.

Respecto a posibles alianzas, ni Comunidad Ciudadana ni otros partidos quieren hablar de hacerlas antes de las elecciones, aunque se abren a ejecutarlas en la Asamblea Legislativa para conseguir gobernabilidad. Dirigentes de la alianza de Carlos Mesa adelantaron que las harán con quienes lleguen, menos con el MAS.

En la recta final de la campaña se esperan las últimas encuestas que pueden llevar a decisiones como la de nuevas declinaciones de candidaturas, según se comenta en los círculos políticos bolivianos. Los nuevos sondeos tomarán también el pulso a los debates presidenciales que se han celebrado este fin de semana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *