Home / Internacionales / Después de cinco meses, México se prepara para una salida casi total de la cuarentena

Después de cinco meses, México se prepara para una salida casi total de la cuarentena

Casi todo el país pasa de un nivel ‘naranja‘ a uno ‘amarillo‘, aunque todavía no se llegó al ‘verde‘. El coronavirus todavía es una amenaza.

(1213517)

29/8/2020

Cinco meses después de que México iniciara una larga cuarentena a causa de la pandemia global de coronavirus, a partir de este lunes finalmente se alcanzará el desconfinamiento casi total, exceptuando el estado occidental de Colima, el más pequeño del país

Colima está todavía en «rojo» debido a que sufre la cresta de la peste, cuando el país contabiliza 585.738 contagios y 63.146 muertes.

Hasta ahora se han realizado 1,3 millones de pruebas, una de las cifras relativas más bajas del mundo (apenas un poco más del 1% de la población total).

Este viernes, las autoridades sanitarias anunciaron que 10 de los 32 estados de México pasaban de «naranja» (alerta mediana) a «amarillo» (alerta baja), en el semáforo instaurado por el gobierno para medir el grado de riesgo de contagio del coronavirus.

En tanto, cinco estados salieron del «rojo» para pintarse de «naranja», por lo que se confirma que la crisis sanitaria está cediendo poco a poco, aunque en forma muy lenta, transitando una larga meseta.

Vestidos de luchadores, un grupo de ciudadanos reparte barbijos en un mercado de Ciudad de México. Foto: AFP

Hasta ahora, en suma, hay 21 estados en «naranja» y 10 en «amarillo», pero todavía ninguno en «verde», que es la normalidad completa y que se cree se alcanzará hasta que llegue la vacuna.

En cuanto a Colima, con una población de 711.000 habitantes, el director general de Promoción de la Salud, Ricardo Cortés, señaló que es un estado con «tendencias todavía en crecimiento».

Sin embargo, dijo se está trabajando con las autoridades y con la población, que se encuentra todavía confinada.

Alta tasa de mortalidad

El semáforo se elabora a partir de 10 indicadores, entre los que figuran contagios, hospitalizaciones y muertes.

El viernes, México cumplió seis meses desde que se registró el primer contagio de la epidemia, y actualmente se ubica en el tercer lugar mundial en términos absolutos por mortalidad, después de Estados Unidos y Brasil, pero en términos relativos, en relación a la población total, aparece en el décimo lugar.

Sin embargo, su tasa de letalidad es de 10,8%, el triple del promedio mundial y una de las más altas del mundo.

El portavoz para la pandemia, Hugo López-Gatell, reportó un aumento en las últimas 24 horas de 552 fallecimientos y de 5.824 contagios.

La cifra de camas disponibles para pacientes no delicados es de 64% y existe una disponibilidad de 69% de camas con respirador, destinadas a pacientes graves, según las autoridades.

Desde hace unos días, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador anunció que el país entró en una «fase de descenso», aunque la oleada de críticas por la escasa cifra de exámenes de diagnóstico no ha cesado.

De acuerdo con la Universidad de Oxford, en un grupo de 15 países latinoamericanos, México es el que realiza menos test con 7,96 por cada 100.000 habitantes.

«El aspecto de la epidemia en México es ya muy positivo, está en una fase clara de descenso», señaló López-Gatell, la cara visible de la respuesta de la autoridad sanitaria contra el coronavirus.

«Consistentemente en la mayoría del territorio está disminuyendo la cantidad de casos diarios, la cantidad de muertes», indicó.

El primer contagio se declaró el 27 de febrero y la primera muerte se anunció el 18 de marzo , por lo que las autoridades declararon la cuarentena oficial cinco días después, el día 23, aunque no dejaron de funcionar las actividades esenciales.

El pasado 29 de mayo comenzó lo que el gobierno dio en llamar «la nueva normalidad», es decir, la desescalada, que ha transcurrido de manera desesperadamente lenta.

La pandemia sigue latente en la capital mexicana y los alrededores, pero el epicentro se desplazó a otras zonas del país como Nuevo León (norte), Nayarit, Jalisco y Colima (occidente) Tabasco y Veracruz (sur).

En los últimos días han arreciado los cuestionamientos contra la estrategia oficial y las exigencias para que el gobierno dé un giro de 180 grados a su política contra la pandemia.

El uso generalizado de barbijos ha sido uno de los temas más debatidos, por cuanto no se ha impuesto su uso generalizado y el propio presidente López Obrador y su estratega sanitario Hugo López se niegan a utilizarlo públicamente.

Fuente: ANSA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *