Home / Internacionales / Coronavirus en Gran Bretaña: el gobierno afirma que volver a la oficina ‘es seguro‘

Coronavirus en Gran Bretaña: el gobierno afirma que volver a la oficina ‘es seguro‘

El Ejecutivo de Boris Johnson busca hacer frente a las ‘consecuencias devastadoras‘ de la pandemia en la economía. Presión de empresarios.

(1212863)

28/8/2020

«La oficina es segura frente al Covid». La afirmación corre por cuenta del secretario de transportes de Gran Bretaña, Grant Shapp, cuyo gobierno ha decidido privilegiar la economía estrangulada por el coronavirus a la seguridad sanitaria.

Shapps dijo que «hay un límite» para el «teletrabajo» mientras el gobierno prepara a la gente para regresar a sus oficinas. El proyecto es lanzar una enorme campaña para que los empleados regresen a la oficina frente «a las devastadoras consecuencias económicas para ciudades y pueblos», pese a que en las últimas semanas se notó un aumento en la cifra de contagios.

«En términos humanos, hay un límite para trabajar remotamente y sugiere que es una cuestión de justicia», sugirió.

«Piense en aquellos que son la fuerza laboral joven, posiblemente viviendo en un departamento o en un departamento compartido, pasando todo el día en Zoom desde la esquina de su habitación. Uno puede ver mucha gente con problemas mentales. Por eso es importante regresar al lugar de trabajo. Es más seguro», afirmó Shapps, en el programa Today de la BBC.

«Es por eso que estamos diciendo que los lugares de trabajo son seguros frente al COVID» aseguró.

«Otros pueden trabajar de una manera más flexible. Va a haber lugares o tiempos donde es más apropiado para la gente trabajar desde su casa y alguna gente lo hace», amplió.

Presiones a Boris Johnson

Las declaraciones del ministro de transporte surgen cuando el primer ministro Boris Johnson fue intimado por los propios diputados conservadores a dar «un claro y consistente mensaje» de que es seguro para la gente volver a trabajar, frente a las preocupaciones económicas y los peligros de quiebra que enfrentan los comercios en ciudades y pueblos.

La política de Boris Johnson frente al coronavirus ha sido lo más parecido a una catástrofe, incluido su propio contagio, del que aún no se repone. Los diputados Torys abrieron un enfrentamiento con el secretario de salud, Matt Hancock.

El dijo que a él le preocupa cuán efectivamente sus empleados trabajan desde su casa que volver a la oficina y usar los transportes públicos.

Su comentario se contradice con el llamado de Boris de «vuelvan al trabajo si pueden».

El anuncio se realizó después que la famosa cadena de sándwiches Pret a Manger reveló que despedía a 2.890 personas, un tercio de su fuerza laboral, ante el colapso de las ventas por el coronavirus.

El primer ministro cree que con el regreso a los colegios de sus hijos, los trabajadores pueden volver a la oficina. El ministro de finanzas Rishi Sunak llamó públicamente a los trabajadores a regresar para revivir la economía.

La presidente del CBI, los capitanes de la industria británica, Dame Carolyn Fairbair, advirtió que «los centros comerciales corren el riesgo de ser ciudades fantasmas y que el retorno de los empleados puede ser importante para que los chicos regresen a clase».

Un análisis de Mobile Data demuestra que un 17 por ciento de los trabajadores ha vuelto al trabajo, lo mismo que a fines de junio. Gran Bretaña va a enfrentar desempleo masivo cuando el esquema Furlough de pago de sueldos llegue a su fin en octubre.

En Francia este viernes fue el primer día de barbijos obligatorios en Paris, ante el fortalecimiento de la epidemia. Pero no todos lo cumplieron. Después de varios reclamos exceptuaron de usarlas a los ciclistas y motos porque se quejan de no ver.

Fuente: clarin.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *