Home / Internacionales / Donald Trump aceptó la candidatura republicana a la presidencia de EE.UU. con un duro embate contra Joe Biden

Donald Trump aceptó la candidatura republicana a la presidencia de EE.UU. con un duro embate contra Joe Biden

Prometió que volverá ‘a construir la mayor economía de la historia‘. Y llamó a la ‘ley y el orden‘ para el país.

(1212118)

28/8/2020

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, aceptó la nominación como candidato republicano y cerró la convención partidaria desde la Casa Blanca con un duro embate contra su rival Joe Biden y con el reclamo de «ley y el orden» para el país. Prometió que volverá «a construir la mayor economía de la historia». 

Desde los jardines de la parte trasera de la mansión presidencial, con una audiencia de más de mil invitados con escasa distancia social, el presidente clausuró la cuarta y última jornada de la Convención, en medio de una fuerte tensión racial en Wisconsin y con el sur del país golpeado por el huracán Laura.

«Como nunca antes, los votantes enfrentan una opción tan clara entre dos partidos, dos visiones, dos filosofías o dos agendas», dijo Trump. Y agregó: «Pasamos los últimos cuatro años revirtiendo el daño que Joe Biden causó en los últimos 47 años. En la convención demócrata, apenas escucharon sobre sus propuestas. Pero no es porque no tengan. Es porque su agenda es el paquete más extremista de propuestas nunca planteadas por un candidato».

El presidente atacó así a Biden por todos los flancos: desde la economía, al comercio hasta inmigración, delito, su respuesta al coronavirus y por sus gestiones en China.

En un tono más positivo, dijo que en un nuevo mandato como presidente, volverá a «construir la mayor economía de la historia, volviendo rápidamente al pleno empleo, aumentando ingresos y con prosperidad récord».

?Trump cerro así una convención que según habían anunciado buscaba dar un mensaje optimista y positivo, pero que se centró básicamente en la idea de retratar a Biden como un candidato radical socialista que quitará la libertad y la esencia de los Estados Unidos y que sumergirá al país al caos y la violencia, según el mantra escuchado en la mayoría de los discursos, con la excepción del más moderado de la primera dama Melania Trump.

Por el contrario, Trump, de 74 años, buscó mostrarse como el presidente capaz de volver a hacer crecer a la economía, cuando el país llora a 180.000 muertos por covid-19 y el desempleo alcanza el 10,2%, y como un garante de la «ley y el orden» en las calles, en épocas de manifestaciones contra el racismo y la brutalidad policial que no cesan.

Precisamente Trump hizo referencia anoche a las marchas y a la violencia, que estos días volvieron a las primeras planas por los 7 balazos por la espalda que un policía asestó a un joven afroamericano en Kenosha, aunque hizo foco en los disturbios en esa ciudad y otras como Minneapolis, Portland, Chicago.

«He hecho más por la comunidad afroamericana que cualquier presidente desde Abraham Lincoln, nuestro primer presidente republicano. He hecho m´s e

El presidente señaló que la reacción no puede ser una escalada de la violencia y que los estadounidenses no pueden dañar a otros estadounidenses en las calles. Además, el presidente manifestó su respeto por la amplia mayoría de los agentes y la necesidad que pueden hacer su trabajo. Los manifestantes, por el contrario, piden que se termine la brutalidad policial con sesgo racista y que le quiten fondos a la policía.

Por el coronavirus, el formato de la fiesta republicana este año se hizo en forma virtual, con mensajes grabados desde distintos puntos del país y otros en Washington. La elección de la Casa Blanca levantó fuertes críticas de expertos y de la oposición, que denunciaron que Trump utilizó recursos del estado para hacer campaña personal. Al final, hubo fuegos artificiales en el corazón de la ciudad y los invitados pudieron presenciarlos en vivo y en directo.

El discurso final de Trump fue precedido por un mensaje de su hija mayor, Ivanka, empresaria y dueña de una firma de moda, que oficia como asesora especial en la Casa Blanca y que es una figura muy popular entre los trumpistas. Su mensaje coincidió justo con la publicación del anticipo de un libro de una ex amiga de la primera dama, Stephanie Winston Wolkoff, que cuenta que Melania e Ivanka se llevan pésimo e incluso la madrastra llegó a orquestar un operativo para restar presencia de «la princesa» en las fotos e influencia en el entorno del presidente.

Cuando faltan pocas semanas para las elecciones del 3 de noviembre, Biden le lleva una ventaja de 7,1% en los sondeos nacionales a Trump, pero los números del presidente vienen en ascenso.

Fuente: clarin.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *